top of page

Lesión de Bankart en el Hombro: Síntomas, Tratamientos y Rehabilitación

Actualizado: 12 sept 2023


La lesión de Bankart es una afección común en la articulación glenohumeral del hombro, donde la cabeza del húmero se une a la cavidad glenoidea de la escápula. Esta lesión, caracterizada por un desgarro o arrancamiento antero-inferior del rodete glenoideo o labrum, suele ser el resultado de una luxación anterior del hombro causada por un trauma, lo que provoca una inestabilidad en el hombro. De hecho, se estima que alrededor del 80% de las luxaciones de hombro están relacionadas con la lesión de Bankart.


La rotura del labrum, conocida como lesión de Bankart, conduce a una disminución de la estabilidad articular, lo que puede dar lugar a luxaciones recurrentes y un deterioro adicional de los ligamentos de la articulación. Por lo tanto, es fundamental someterse a un tratamiento fisioterapéutico adecuado, centrado en corregir desequilibrios en la musculatura agonista-antagonista del complejo escapulo-humeral, especialmente en los músculos rotadores del hombro, como el manguito rotador. También es crucial fortalecer la musculatura estabilizadora dinámica del hombro para compensar la falta de estabilidad estática causada por esta lesión.



Lesión de Bankart en el Hombro
Lesión de Bankart en el Hombro

Síntomas de la Lesión de Bankart

La lesión de Bankart puede dar lugar a inestabilidad en la articulación glenohumeral. Las personas que la padecen a menudo experimentan dolor agudo, acompañado en ocasiones de la sensación de que "se les sale el hombro", especialmente durante movimientos de abducción y rotación externa. El dolor agudo y repentino es el síntoma principal de esta lesión.


Tratamiento de la Lesión de Bankart

En la actualidad, la mayoría de las personas que sufren una luxación de hombro por primera vez se someten a un tratamiento conservador. Sin embargo, existe una creciente tendencia a considerar la cirugía en pacientes más jóvenes (menores de 30 años) y aquellos en alto riesgo, como los atletas de contacto. En ambos casos, la fisioterapia desempeña un papel esencial en la rehabilitación.


Tratamiento sin Cirugía

El enfoque inicial es fortalecer la musculatura para evitar la cirugía y mejorar la estabilidad del hombro. Este trabajo se lleva a cabo utilizando gomas elásticas y mancuernas para fortalecer los músculos estabilizadores, incluyendo el supraespinoso, infraespinoso, subescapular, redondo mayor y menor, pectoral mayor y serrato anterior, con el objetivo de prevenir luxaciones futuras y, por lo tanto, la necesidad de cirugía.


Tratamiento después de la Cirugía

En el caso de la cirugía, que implica la reparación del labrum y los ligamentos del hombro mediante anclajes, seguida de inmovilización con un cabestrillo durante tres semanas, la fisioterapia es crucial en la recuperación. El tratamiento incluye:

  • Movilización de la articulación glenohumeral y escapulotorácica en todos los rangos de movimiento.

  • Movilización escapular.

  • Terapia manual oscilatoria, como las técnicas de Maitland y Mulligan.

  • Vendaje neuromuscular para estabilidad inicial.

  • Tratamiento analgésico y antiinflamatorio, como DIATERMIA o tecar terapia.

  • Ejercicios de fortalecimiento para musculatura agonista y antagonista.

  • Manipulaciones y masajes terapéuticos.

  • Ejercicios de estiramiento y propiocepción.

  • Tratamiento de cicatrices, incluyendo masaje profundo y ventosas.

En resumen, la lesión de Bankart puede ser debilitante, pero con el tratamiento adecuado, ya sea conservador o quirúrgico, y una rehabilitación fisioterapéutica cuidadosamente diseñada, la recuperación y la restauración de la estabilidad del hombro son posibles. Si experimentas síntomas de esta lesión, es importante buscar atención médica y fisioterapéutica de manera oportuna para evitar complicaciones a largo plazo.



¡Si quieres más consejos sobre las lesiones del hombro sígueme en Instagram @marianocaldesfisio para no perderte nada!




63 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page